Header Ads Widget

Ticker

6/recent/ticker-posts

Galletas de chispas de chocolate con mantequilla de maní

 ¡Estas son las MEJORES galletas de chispas de chocolate con mantequilla de maní! Están horneados a la perfección con bordes ligeramente crujientes y masticables con un centro suave. Al usar mini chispas de chocolate, ¡hay la cantidad justa de chocolate y galleta de mantequilla de maní en cada bocado!


¿Qué hace que estas sean las MEJORES galletas con chispas de chocolate y mantequilla de maní?

Los bordes son ligeramente crujientes y masticables, el centro es suave, y hay chispas de chocolate derretidas esparcidas por todas partes.

Estas galletas también tienen un rico sabor a mantequilla de maní, usando 1/2 taza de mantequilla de maní cremosa. Usar esto en partes iguales de mantequilla hace que estas galletas sean más ricas y dignas de hornear.

Por último, pero no menos importante, son GRANDES y no solo por su apariencia. A falta de mejores palabras, las galletas más grandes se hornean mejor. Cuanto más grande sea la galleta, más tardará el calor del horno en llegar al centro. Esto es lo que crea un centro súper tierno que es tan suave y delicioso.

Cómo hacer galletas con chispas de chocolate y mantequilla de maní

Espero que no rechaces esta receta de galletas con chispas de chocolate y mantequilla de maní cuando veas que la masa tiene que enfriarse durante la noche. ¡Es el secreto para lograr esa textura de galleta de mantequilla de maní súper suave! Así es como funciona:

  1. Grasa : estas galletas de mantequilla de maní con chispas de chocolate tienen una gran cantidad de mantequilla a la harina. Este exceso de grasa es lo que crea una textura súper tierna y suave.
  2. Hidratación : Pero, debido a estos contenidos, las galletas no pueden hornearse de inmediato. Si lo hicieran, se derretirían y se extenderían demasiado. Al enfriar la masa durante la noche, esto le da a los ingredientes secos la oportunidad de hidratarse por completo. Es decir, absorberá el agua y la grasa de la galleta para darle una estructura más fuerte al hornear.
  3. Sabor : puedes pensar en la masa como un concentrado de limonada. Cuanta menos agua tenga la mezcla, más fuerte será el sabor a limonada. Lo mismo ocurre con la masa. A medida que la harina se hidrata, el sabor se vuelve más y más fuerte debido al hecho de que la masa para galletas se está secando. Esto crea una concentración de sabor que permite que la mantequilla de maní se destaque realmente.

Como mencioné antes, otro componente clave es el tamaño de las cookies. El uso de una cuchara grande para galletas de 2 oz ayuda a mejorar la textura suave y tierna de estas galletas de mantequilla de maní con chispas de chocolate.

Cuanto más grande sea la galleta, más tardará el calor del horno en llegar al centro. Esto crea un centro ligeramente poco cocido que deja la galleta con un centro súper tierno.

Quizás se esté preguntando... ¿la galleta no estará cruda en el medio? ¡No! Al tirar de las galletas cuando están un poco crudas, el calor residual AFUERA del horno ayudará a asentarse y hornear a través de las galletas mientras se enfrían. Una vez que están a temperatura ambiente, el centro se endurece y se vuelve súper suave.


Preparando la masa de galleta con chispas de chocolate y mantequilla de maní

La forma en que se preparan las galletas puede cambiar por completo su resultado. Si se enrollan en bolas suaves, se hornearán con una textura completamente diferente en la parte superior. Si se aplana, el centro se horneará más rápido para crear una galleta más delgada y crujiente. Es muy importante seguir las instrucciones de preparación de una receta para obtener el mejor resultado.

Con una cuchara para galletas grande de 2 oz , saque las galletas en una bandeja para hornear pequeña para prepararlas para enfriar. La masa para galletas debe quedar en la misma forma que la cuchara, como una cúpula grande.

Al sacar, no enrolle la masa ni la manipule de ninguna manera. Solo saca y sigue adelante. El uso de una cuchara le da esa textura ondulada que crea esas deliciosas arrugas en la parte superior de estas galletas de chispas de chocolate con mantequilla de maní.

Para hacer que estas galletas sean más especiales y dignas de una panadería, salpica la parte superior con chispas de chocolate adicionales antes de enfriar la masa. Serán perfectos una vez horneados.

El mejor tipo de mantequilla de maní para hornear.

Para la mayoría de las recetas de galletas de mantequilla de maní, elija una mantequilla de maní cremosa como Jif o Skippy. Da esa clásica textura de maní y casi siempre produce el mismo resultado.

Las mantequillas de maní naturales a menudo se separan donde el aceite flota hacia la parte superior del frasco. Las mantequillas de nuez como esta son difíciles de hornear porque pueden hacer que las galletas se esparzan demasiado.

En caso de duda, siempre elija la mantequilla de maní cremosa estándar cuando hornee galletas de mantequilla de maní.

¿Se puede congelar la masa de galletas?

Una vez que la masa se haya enfriado durante la noche, las bolas de masa para galletas se pueden colocar en una bolsa de almacenamiento en el congelador. Se mantendrán durante unos 6-9 meses.

Para hornear, deje que la masa para galletas se descongele durante aproximadamente una hora. Luego hornee según las instrucciones, posiblemente agregando otro minuto o dos si es necesario.

Ingredientes

  • ● 1 taza ( 132 g ) de harina para todo uso
  • ● 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • ● 1/2 cucharadita de sal
  • ● 1/2 taza ( 128 g ) de mantequilla de maní cremosa, como Jif o Skippy
  • ● 1/2 taza ( 110 g ) de mantequilla sin sal, temperatura ambiente
  • ● 3/4 taza ( 150 g ) de azúcar morena clara, envasada
  • ● 1/4 taza ( 50 g ) de azúcar granulada
  • ● 1 huevo grande, temperatura ambiente
  • ● 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ● 1 taza ( 170 g ) de mini chispas de chocolate semidulce + más para cubrir
  • ● Sal marina en escamas, para espolvorear por encima
  • Instrucciones

    1. 1. NOTA: Esta masa debe enfriarse durante al menos 4 horas o toda la noche. Recomiendo hacer la masa un día antes. Es el secreto de una textura súper tierna y suave, ¡así que vale la pena esperar!
    2. 2. En un tazón, mezcle la harina, el bicarbonato de sodio y la sal. Dejar de lado.
    3. 3. En un tazón grande con una batidora manual o de pie equipada con el accesorio de paleta, mezcle la mantequilla de maní, la mantequilla y los azúcares a velocidad media hasta que estén suaves y esponjosos.
    4. 4. Mezcle el huevo y la vainilla hasta que se combinen. Raspe el recipiente y mezcle nuevamente.
    5. 5. Mezcle lentamente los ingredientes secos hasta que la masa se junte, con cuidado de no mezclar demasiado.
    6. 6. Incorpore las chispas de chocolate a mano con una espátula de goma.
    7. 7. Cubra una bandeja para hornear galletas pequeña con cera o papel pergamino. Esto es lo que usarás para enfriar la masa.
    8. 8. Con una cuchara grande para galletas de 2 oz (o 1/4 de taza medidora), saque la masa y colóquela una al lado de la otra en la bandeja para hornear galletas. No te preocupes por enrollarlos en bolas perfectas. Solo déjalos caer y pasa al siguiente. *También puede hacer galletas de tamaño normal, pero asegúrese de reducir el tiempo de horneado en 3-4 minutos.
    9. 9. Si lo desea, salpique la parte superior con algunas mini chispas de chocolate más.
    10. 10. Coloque la masa en el refrigerador sin tapar y enfríe durante al menos 4 horas o toda la noche. 
    11. 11. Cuando esté listo, precaliente el horno a 350F y cubra una bandeja para hornear grande con papel pergamino.
    12. 12. Coloque las galletas a una distancia de aproximadamente 3 pulgadas (alrededor de 4 a 5 galletas a la vez) y hornee durante 14 a 16 minutos o hasta que los bordes tengan un color dorado claro y el centro se vea apenas poco hecho. Solo hornee un lote a la vez, manteniendo el resto de la masa en el refrigerador hasta que esté listo para el siguiente.
    13. 13. Cuando estén recién salidas del horno, espolvoree con sal marina, luego transfiéralas a una rejilla para enfriar y deje que las galletas se enfríen a temperatura ambiente antes de comerlas. Parecerán bastante pastosos en el medio, pero se reafirmarán a medida que se enfríen. Almacenar en un recipiente hermético a temperatura ambiente. ¡Disfruta!
    14. Tiempo total: 4 horas 15 minutos    Rendimiento: 10 galletas grandes 

Publicar un comentario

0 Comentarios